.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Y el verbo se hizo carne




Ya lo anunciamos la semana pasada, Roberto Jiménez se ha pasado todo el verano preparando el otoño caliente y ha vuelto con brios renovados a la arena política.

Nadie sabe lo que se ha sacrificado este hombre los meses que pasó de vice de Yolanda cuando no se podía manifestar mas que en espíritu y se moría de envidia desde sus despacho sabiendo que los luchadores de la UGT, Lizarbe incluido, ocupaban la vanguardia de la revolución en marcha.

Todo esto es pasado, el gran Dique de Contención ha estallado y ha tomado su espacio natural tras la pancarta. ¡El sábado Robertacus pegó cuatro gritos en Madrid y ya ha caído Esperanza!

¡Tiembla Rajoy, tiembla Barcina
Roberto está en lucha
Sin dejar la cesantía!

Etiquetas

 
Web Analytics