.

miércoles, 5 de marzo de 2008

¡Qué Dios nos pille confesaus!


Los obispos ayer andaban de elecciones. Esto es algo que no me lo acabo de creer del todo ya que para mí "Iglesia Democrática" viene a ser tan contradictorio como "Pensamiento Navarro" o "Música Militar".

De todos modos parece ser que por lo menos el paripé hicieron y, pensamos que con la clara intervención del Espíritu Santo (el mismo que colocó a Ratzinger), eligieron al representante de la tendencia más dura, el hermano de Paco Clavel, es decir a Rouco Valera.




A pesar de lo mala que parece la noticia en langostinos y lentejas estamos encantado ya que como sigan así no van a quedar ni los monaguillos.


1 comentario:

Kozkor dijo...

¿De quien es el problema? ¿De los creyentes? ¿De los partidos confesionales? ¿De los monagillos? ¿De la niña de Rajoy?

Etiquetas

 
Web Analytics